El Interés Compuesto: La octava maravilla del mundo

Albert Einstein dijo una vez: «El interés compuesto es la octava maravilla del mundo y quien lo entiende, lo gana… quien no, lo paga.» 

No le faltaba razón, vamos a ello. El interés compuesto es una poderosa herramienta financiera que puede marcar la diferencia en tus inversiones a lo largo del tiempo. El interés compuesto es un concepto financiero que se basa en la acumulación de rendimientos sobre rendimientos anteriores. En otras palabras, los intereses generados por una inversión se suman al capital inicial, y en cada período, esos intereses se calculan sobre el nuevo capital total, lo que resulta en un crecimiento exponencial de tus fondos con el tiempo, lo que es conocido por el efecto “bola de nieve”, se entiende por sí solo.

Imaginemos que inviertes 1.000€  a una tasa de interés compuesto del 5% anual. Al final del primer año, ganarás 50€ en intereses, lo que elevará tu saldo a 1.050€. En el segundo año, ganarás el 5% sobre 1.050€ en lugar de solo 1000€, lo que significa 52.50€ en intereses. Este proceso se repite año tras año, y con el tiempo, tu inversión crecerá significativamente más rápido que si se aplicara el interés simple. De aquí se deduce, que cuanto antes se empiece, antes y más grande puede hacerse la bola de nieve. Así quedaría este ejemplo a 50 años:

https://a2-finance.com/es/calculators/todas-las-calculadoras/calculadora-de-interes-compuesto

Si añadimos aportaciones mensuales, por ejemplo, de 100€, así quedaría a 50 años:

https://a2-finance.com/es/calculators/todas-las-calculadoras/calculadora-de-interes-compuesto

El interés compuesto se utiliza en una variedad de inversiones, como cuentas de ahorro, certificados de depósito, acciones o fondos. Cuanto más tiempo mantengas tu dinero invertido y cuanto mayor sea la tasa de interés compuesto, mayor será el crecimiento de tu inversión a largo plazo.

La bola de nieve financiera aumenta con el tiempo. Aprovechar esta herramienta en tus inversiones puede marcar la diferencia en la consecución de tus objetivos financieros. Así que, considera incorporar el interés compuesto en tu estrategia de inversión y observa cómo tu dinero crece de manera autónoma a lo largo de los años.

En próximas entradas, veremos formas de invertir y como beneficiarnos de esta maravilla. La teoría es fácil, pero veremos cómo aplicarlo!

Deja un comentario